jueves, 5 de mayo de 2011

Las flores de su jardín

Ahora está pasando un periodo en el que no quiere hacer nada y todo le parece mucho. Pero anteriormente pasó una etapa de hiperactividad. Durante esa época quería hacer todo, todo y todo.

A ella le encantan las plantas y siempre ha tenido un bonito jardín lleno de flores. Ella se encargaba de cuidarlo y limpiarlo. En invierno es suficiente con dedicarle una hora dos o tres veces en semana pero en primavera y en verano necesita al menos una hora cada día. Cuando estaba hiperactiva llegaba a hacer el jardín dos o tres veces diarias porque no podía recordar que ya lo había hecho y por mucho que le intentábamos decir que era la segunda o la tercera vez que arreglaba el jardín, ella te aseguraba que no y que las plantas estaban secas y necesitaban agua.

Ahora ni se acuerda. Las plantas les dan igual y ni siquiera se da cuenta de si hay flores o no porque es primavera. Los demás se encargan de hacer todo para que el jardín esté tan bonito como siempre. Incluso a veces le proponemos que nos ayude a alguna tarea sencilla y cómoda para ella, pero siempre se niega con un: ‘mejor lo hacemos mañana, vale?’

Eso sí, si le enseñas directamente la nueva rosa que ha salido o que los gladiolos tienen muchas flores le gusta verlo y se pone contenta de que haya florecido su jardín.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada