sábado, 26 de marzo de 2011

Te cuido a tí pero no a mí


Los cuidadores hacen una gran labor intentando que el enfermo se sienta mejor pero, a veces, no son conscientes de que ellos también necesitan cuidado y caen en el error de no prestarse atención. Por lo que al final, ellos también necesitan a alguien que les cuide.
El día a día de estar 100% pendiente de una persona con Alzheimer es duro y agotador por eso los cuidadores tienen que tener su tiempo de relax y desconexión. En la mayoría de los casos es muy difícil encontrar esa hora para ellos mismos. Por lo que su momento suele ser cuando el enfermo se va a dormir.
Entonces ellos sienten que esa persona está a salvo, no le necesita, y se relajan y disfrutan del silencio y la tranquilidad pero también hace que quieran prolongar ese bienestar y vayan a dormir tarde. Esto más que una ayuda es un problema porque el enfermo sigue despertando a la misma hora. Semana tras semana esto se convierte en cansancio acumulado que se refleja en la imagen y humor del cuidador.
No hay que tener miedo a pedir ayuda. No hay que esperar a que los otros te la brinden. Hay que ir directos, al grano, y decirlo porque nadie mira por nadie. Somos así de egoístas. Además, exprimiendo al cuidador al máximo, lo único que se consigue es que esta persona caiga enferma y al final haya que cuidar a dos en vez de a uno.
A menudo, los cuidadores son la figura olvidada. Son quienes no tienen tiempo de nada. Quien nunca pueden hacer nada con nadie. Incluso, los amigos y familiares nos acabamos olvidando de ellos y no los incluimos en nuestros planes, en nuestras vidas, en nuestras apretadas agendas. Y no nos damos cuenta que todos esos motivos que decimos tener para no ocuparnos del enfermo no son más que excusas. Sí, EXCUSAS, porque quien quiere puede y hace lo imposible por encontrar tiempo.
Porque ellos también necesitan que estemos pendientes de ellos, que los visitemos y acompañemos, que los incluyamos en nuestros planes y que, por qué no, los sustituyamos. Es bonito y agradable llegar a la casa y decir: ‘Tienes cita para un masaje dentro de 1 hora, vete que yo estaré con el enfermo’ o ‘esta tarde estoy yo aquí sal y haz lo que te apetezca o vete a otra habitación y relájate, yo me ocupo’. Sin embargo, eso que sólo nos llevará un par de horas o una tarde pero le dará vida y salud al cuidador, nunca lo hacemos. Somos egoístas o simplemente no somos consciente de su labor?
PDT.- Dedicado a todos los cuidadores de enfermos de Alzheimer, en concreto, a tí que cuidas a ella. Gracias!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada