sábado, 14 de mayo de 2011

Encerrada en casa

Hace unos meses que hemos tenido que comenzar a cerrar la puerta de entrada y esconder las llaves para que no se escape. Siempre quiere ir en busca de su padre o de su marido y tememos que salga y luego no sepa volver.

Hace unos días, su cuidadora estaba con su padre y con ella pero ella quería salir por lo que una vez más cerro con llaves y las escondió. Luego se dio cuenta de que no había sacado la basura así que dejó a los dos ancianos sentados en el salón viendo la televisión y fue a tirar la basura por la puerta trasera (sólo serían unos minutos).

Mientras la cuidadora estaba fuera, ella intentó salir por la puerta trasera pero no pudo abrir del todo y se dio por vencida volviendo al sillón. Sin embargo, en su esfuerzo por abrir la puerta dejó el pestillo a medias (ni abierto ni cerrado).

Cuando su cuidadora volvió con su llave no podía abrir ya que cuando la cerradura está a la mitad la llave no funciona. Así que comenzó a llamar pero ella no tiene fuerza para abrir y su padre no sabía como funcionaba. Conservando la calma le dijo al hombre lo que debía hacer y tras unos minutos él consiguió abrir la puerta.

Finalmente, todo se quedó en un susto pasajero pero ya sabemos que tenemos que tener precaución o quizás la próxima vez haya que llamar al cerrajero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada